Skip to content

Un cuento de consciencia realidad #despertarconel15m #15m #spanishrevolution #globalrevolution #opr

23 agosto, 2011

Erase que se era, en un reino de esos que tanto nos han explicado en nuestra niñez, como para hacernos entender que el mundo siempre ha sido igual, y que por lo tanto, no te esfuerces en cambiarlo; que el pueblo que vivía a las afueras de la muralla, no sólo cumplía con la entrega de los “impuestos” materiales impuestos (desgraciada redundancia) por la corte del rey, sino que además vivían feliz y cómodamente compartiendo las tareas de forma colectiva y compartiendo la alegría de compartir la vida entre ellos.

Tan festivos eran los días de vida entre los conciudadanos del poblado, que la nobleza y otros seres vivientes de dentro de las murallas, se preguntaban si era mejor su vida de comodidad que la trabajosa vida de las afueras, sobre todo, cuando el bufón del rey se encargaba de recordar con sus burlas y sarcasmos la vida placentera del pueblo.

Así que un día, el rey decidió tomar cartas en el asunto, llamó al sastre real y le pidió 100 uniformes nuevos para la guardia real.

Cuando tuvo los nuevos uniformes de batalla, como iba siendo habitual cada semana, salieron unos cientos de guerreros del rey a patrullar en los alrededores; sólo que ese día, 100 de los guerreros no volvieron y se quedaron a pasar la noche lejos del castillo. Al día siguiente, los soldados cambiaron su vestimenta por la nueva, y se acercaron a asaltar el reino.

Al aproximarse al castillo, uno de los vigilantes dio la voz de alarma, y el generoso rey ordenó abrir las puertas de la ciudad amurallada para proteger a sus siervos que vivían en el exterior.

El “ejercito fantasma”, ante la inferioridad numérica, simplemente se dedicó a destrozar y quemar el poblado del exterior al castillo, antes de que el rey ordenara a sus ejércitos salir a la caza y captura de tan malvados enemigos. Pasaron unas horas para que el ejercito del rey volviera sano y salvo notificando la derrota del enemigo “fantasma”.

Los ciudadanos del exterior del castillo, se habían quedado sin nada, y no podían quedarse a vivir dentro de las murallas. Pero el generoso rey, les ofreció a sus ciudadanos un acuerdo mediante el cual, podrían ir reconstruyendo el poblado, a cambio de seguir unas nuevas normas que garantizaran que toda la ayuda que iban a recibir, debería ir siendo devuelta de forma que no se sintieran esclavizados trabajando las 24 horas del día para rehacer sus vidas en el exterior, al mismo tiempo que trabajaban para cumplir con la entrega de alimentos y otros cometidos que la corte había establecido como impuestos impuestos (desgraciada redundancia otra vez).

Así que instaló una enorme antena en el torreón más alto del castillo, y regaló un móvil a cada una de las familias de su querido pueblo. El trato consistía en que cada vez que una persona fuera a trabajar para cumplir con la entrega de los impuestos, debería realizar una llamada a uno de los escribanos del rey, y de esa forma, a cambio, a la hora de comer, el escribano realizaría una llamada para dar aviso. El trato pareció justo, y empezaron a trabajar.

Y así fueron pasando los años intentando recobrar la normalidad perdida. Pero, ah! el rey se había guardado un as en su manga, de manera que cada vez que el pueblo parecía se acercaba un poco a la normalidad, el rey ordenaba cortar el suministro de la antena del torreón, de manera que algunos de sus ciudadanos no podían trabajar, y los mismos u otros ciudadanos no podían comer. ¿Por qué? Por problemas de cobertura.

Moraleja: No me tengáis en cuenta la incoherencia de los detalles de la historia, simplemente sustituir problemas de cobertura por crisis, y entenderéis porque la he titulado un cuento de  consciencia realidad. Al fin y al cabo, el dinero y los móviles, no son más que herramientas.

Todos los días son buenos para despertar.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: